miércoles, 2 de marzo de 2011

Los otros

Rousseau escribió alguna que vez que prefería ser un hombre de paradojas que un hombre de prejuicios. Gran verdad la del autor del "Contrato Social". Solamente las mentes iluminadas pueden formular proposiciones que perduren contra el paso del tiempo. En espacio geográfico, situándonos en el Cono Sur, específicamente en Argentina, finalmente lo que nos interesa, el desdén por el otro, la estigmatización latente, encubierta, se aloja en el tejido íntimo de la sociedad. Lo pienso en un tono político, acrecentado en las cercanías de un proceso eleccionario, donde cada acción particular, partiendo de la base en que todo movimiento que uno ejecute es político, tiene consecuencias. Leés Página o mirás 6,7,8 y sos un sucio kirchnerista. Ponés TN y le hacés el juego a la derecha. Valorás acciones del gobierno y sos la oveja descarriada. Criticás procedimientos del mismo y andás por la calle con el cartelito de Vandor en la frente. Y los casos se multiplican.

En estas circunstancias, desmenuzándolas encontramos un resultado simple: la intolerancia como respuesta. El preconcepto como única herramienta de relacionarnos con el exterior. Cuando hablamos de pluralidad, muchas veces en este blog, no nos referimos al rasgueo de la guitarra multitudinario para hacernos creer (falsamente) que gozamos de un espíritu democrático indestructible sino básicamente de respetar al otro, con sus mambos, sus diferencias. Y superada esta etapa, el propósito de construir, indistintamente de lo que somos. Resuena idealista, lo sé.

DIferenciándonos de lo político, el ambito social nos brinda otro tipo de conclusiones. Pero todo tiene que ver con todo, vio. Estereotipos físicos fortalecidos por el papel de los medios de comunicación, los cuales generan mecanismos discursivos proclives a la marginación de aquellos que no cumplen las condiciones que ellos mismos disponen. Si no tenés el culo de Jésica Cirio no existís. Sos menos. O peor, no sos. Basta con entrar a cualquier negocio de ropa femenina adolescente para dictaminar con ojos propios que a una población elevada de chicas jamás le entraría esas prendas. Esto genera frustración, un revés emocional sensible en una edad compleja. Implica, explícitamente e implícitamente una forma de discriminación.

Abordamos una problemática engorrosa que no se resuelve por arte de magia. Ni mucho menos en una entrada de blog. Hay una gran carga catártica en lo expresado, lo admito. Apenas menciono, con los múltiples errores que uno carga en su mochilita, una realidad a la cual no podemos ser ajenos. Si sirve al menos para pensar (o aguantaste la lectura hasta el final), el objetivo del post está cumplido.

Seguinos en Facebook / Twitter: @apertoldi

Buscar en Doble 5

Cargando...
Colaboraciones