lunes, 11 de junio de 2007

Ramón lo hizo

San Lorenzo es el nuevo y merecido campeón del fútbol argentino. Con una fecha por jugarse, se consagró en este Clausura 2007. El partido terminó 4-2 en favor de San Lorenzo, con goles de Cristian Tula, Ezequiel Lavezzi y Gastón Fernández, en dos oportunidades. Mauro Obolo (dos goles) había empatado transitoriamente para el del Viaducto. San Lorenzo había arrancado el partido siendo una avalancha. A los 16 minutos, ya ganaba 2-0 y parecía que se venía la goleada.
Pero Arsenal, con el juego que demostró en todo el torneo, supo manejar las acciones y logró igualar el encuentro antes de que finalice los primeros 45 minutos.
Una nube atravesaba el cielo de Boedo en el entretiempo, pero la cosa cambiaría rapidamente.
Antes del minuto y a los cuatro de la segunda etapa, Gastón Fernández anotó dos goles (uno de penal) para que empiece la fiesta. Con el 4-2, San Lorenzo hizo mover la pelota hasta el final del encuentro. Gabriel Favale pidió el balón y final del partido. San Lorenzo es el merecido campeón del torneo Clausura 2007.


San Lorenzo campeón. Un grito que se escuchó más que nunca en Boedo y en todos los lugares de Argentina. Este mismo San Lorenzo que en diciembre vivía una de las peores crisis de su historia, tras ser humillado por Boca y River, perdiendo 7 a 1 y 5 a 0 respectivamente. Ese mismo que con la llegada de Ramón Díaz revitalizó al plantel, junto a la dirigencia que estuvo por primera vez acorde a las necesidades de este grande del fútbol argentino. Ese mismo que fue humillado por los medios, siendo eje de cargadas hasta de su hincha más caracterizado Marcelo Tinelli. San Lorenzo suele hacer estos milagros, y esta vez no fue la excepción. Ramón, palabra amada y respetada como nadie en estos momentos por Boedo, se la jugó y le salió bien: Saja out, Orión adentro. Agustín fue llamado a la selección. Husaín afuera, Ledesma adentro. El lobo fue el motor del equipo, y con su ductilidad con la pelota fue hacedor de aplausos por doquier. Se había pinchado lo de Leandro Romagnoli. No importa, Ramón quiso a Gastón Fernandez, sexto delantero de River en el verano. Tanta fe le tenía que hasta apostó que iba a ser 10 veces mejor que el pipi y su pollo no le falló. 9 goles y un rendimiento espectacular lo consagraron como el niño mimado de la hinchada. La muñeca del entrenador daba sus primeros aciertos.

River y Lavezzi. La jugada era fuerte por todos lados: la dirigencia millonaria quería darle esa venganza a Ramón Díaz de llevarse a su jugador más distintivo. Hasta el propio Lavezzi expresaba ante los medios nacionales que quería irse a Nuñez, porque ya no aguantaba permanecer en San Lorenzo. Ni lento ni perezoso, el Dt de San Lorenzo se hizo escuchar: "Vale 20 millones si lo quieren" Entre negociaciones eternas y con resultados truncos, el pocho se quedó en Boedo. Un comienzo tirante con la gente, la cual no le perdonó al inicio esas declaraciones, que hoy con el tiempo parecen disparatadas. Esas dudas se despejaron con el rendimiento de Lavezzi, quien para mi gusto si logra dominar su carácter, está llamado a ser uno de los grandes delanteros del mundo. Suena alocado, es verdad, pero tiene una calidad pocas veces vista. Lo certifico. Para Lavezzi hubo selección argentina y las ofertas llueven por el veloz delantero. Pidió hasta el cansancio por la permanencia de Andrés Silvera, otro enorme jugador que estuvó presente en paradas chivas ( ante Godoy Cruz en Mendoza, contra Independiente y con Lanús). El cuqui tampoco le falló. Sus 14 goles en la temporada lo avalan. Ramón lo hizo.
Seguramente este San Lorenzo no sea recordado como un equipo de alto vuelo futbolístico ni mucho menos. Tiene su librito y actúa a su manera. Con un pasado tormentoso a este grupo -como diría Borges- no los unió el amor sino el espanto. Destellos ofensivos efectivos (con lo que cuesta hoy por hoy conseguir eso en el fútbol actual) y jugadores que pasaron las mil y una, y se supieron recomponer. Méndez es uno. Pensó en largar el fútbol, pero esperó y hoy es una pieza clave en el esquema de San Lorenzo. Él junto a Tula, Bottinelli, Adrián González, Alvarado, Acevedo, Hirsig, Ferreyra, Rivero, Voboril y el paraguayo Torres fueron los silenciosos partícipes. Tan campeones como Lavezzi, Silvera y Gastón Fernández.

Estas fueron mis líneas refiriéndome a San Lorenzo campeón. Traté de ser objetivo. Espero haberlo logrado. Sin embargo, San Lorenzo representa para quien les escribe un sinfín de sensaciones, que me llegan hasta las fibras más íntimas. He vivido miles de experiencias en ese club, he conocido personas maravillosas que han sido importantísimas en mi vida. Hace tiempo, uno comenzó en una carrera hermosa como lo es el periodismo, donde te piden insistentemente que se "saques" el hincha, y demás cuestiones muy respetables, pero que ante estos sucesos uno queda desbordado. Ojalá que los miles de cuervos que viven en este país hayan vivido un día hermoso. Ellos más que nunca (y porqué no incluirme) se lo merecen. Salud Campeón.

5 comentarios:

bonito lunch dijo...

quedó demostrado que ramon no salía campeón en river por los jugadores.
eso me pone muy contento.
y pensar que los periodistas lo gastaban por que según ellos ,no sabía hablar...

ADRIAN dijo...

Bueno felicitaciones al CICLON!!! y a Ramon que demostró lo grande que es.
Saludos!!

ADRIAN de www.futbolarg.wordpress.com

CALIGULA dijo...

La frase de Borges me suena conocida. Una mencion no vendria nada mal.

Saludos!!!

NoTe dijo...

Lo marqué Caligula la frase de Borges. Y es cierto lo de Ramón, se lo menosprecio mucho y mostró lo que sabía. Nada mal.

CALIGULA dijo...

Note, ya se que la frase es de Borges. Me refiero a su aplicacion respecto de San Lorenzo.

Un abrazo.

Buscar en Doble 5

Colaboraciones